Envíos gratis en compras de $1,500 o más a todo México. Los tiempos de envío pueden variar debido al COVID. Envíos gratis en compras de $1,500 o más a todo México. Los tiempos de envío pueden variar debido al COVID.

Blog

Los niños y la tecnología

Los niños y la tecnología

Cuando escuchamos la palabra tecnología, automáticamente se nos vienen muchas cosas a la mente, por un lado podemos pensar en futuro, innovación, avance, facilidad para hacer las cosas y por otro lado desconexión, violencia cibernética, adicción, luz azul y más. La realidad es que la tecnología es una herramienta sumamente útil la cual si es mal usada; como muchas otras herramientas; trae consecuencias a corto y largo plazo. Más cuando hablamos de nuestros niños y niñas.

La tecnología comenzó como un instrumento para facilitarle la vida al ser humano. Es cierto que de dos décadas al día de hoy la tecnología ha dado pasos agigantados y a su vez abarca más población. Antes un celular y una computadora eran utensilios usados exclusivamente para el trabajo, la televisión exclusivamente informaba y poco a poco fue creando material de entretenimiento en sus inicios para adultos y el internet tenia contenido específico para los estudios y el mundo laboral. Con el paso de los años comenzaron a generar más contenido, llegaron los video juegos, la inclusión de plataformas como YouTube y las redes sociales.

Hoy, niños de 3 años dominan el uso de celulares y tabletas, existe una inmensa gama de entretenimiento para ellos tanto en la televisión como en aplicaciones e internet, siendo una nueva generación con millones de estímulos a los que los padres y cuidadores no fueron expuestos por lo que se generan muchas dudas. 

¿Qué tan buena es la tecnología para los niños y niñas?

No cabe duda que el futuro de un numero cada vez mayor de niños estará cada vez más influenciado por la tecnología digital. Los niños ya representan un porcentaje considerable de la población mundial en la red.

La UNICEF menciona que si se aprovecha de la manera correcta, el mundo digital puede cambiar la situación de los niños que han quedado atrás, ya sea debido a la pobreza, la raza, el origen étnico, el género, la discapacidad, el desplazamiento o el aislamiento geográfico. Al conectarlos a numerosas oportunidades y dotarles de las aptitudes que necesitan para tener éxito en un mundo digital. Pero a menos que ampliemos el acceso, la tecnología digital puede crear nuevas brechas que impidan que los niños alcancen todo su potencial.

La tecnología es una realidad y no podemos privar a los niños de dicho desarrollo pues en el futuro van a necesitar de esta herramienta, sin embargo es un campo lleno de peligros que van desde abuso y trata hasta adicciones, acoso y la relación a trastornos como es el Déficit de Atención con o sin Hiperactividad.

Estudios demuestran que la concentración que ponen los niños en los videojuegos y en la televisión no es del mismo tipo de atención necesaria para aprender en los estudios o incorporar conocimientos en la vida diaria. El contenido digital está lleno de estímulos visuales altamente gratificantes, lo que hace que al exponerles conocimientos fuera del mundo digital cada vez pierdan mas la atención pues no les es llamativo.

Si bien, no hay estudios que demuestren el desarrollo de los síntomas del TDAH con el mundo digital si es una realidad que la exposición a los estímulos digitales puede traer muchas consecuencias, pues por más contenido educativo que exista no van a superar a la docencia presencial o a la gran cantidad de información que se puede extraer de un libro y si los niños y niñas pierden la habilidad de retener información de medios “poco atractivos” en el futuro tendrán muchas más consecuencias.

Investigadores han afirmado que los videojuegos crean adicción y actúan sobre el cerebro de la misma manera que otras sustancias que crean dependencia como el cannabis o el alcohol. De la misma manera en la que cuidamos y prevenimos que los niños y niñas tengan contacto con dichas sustancias, debemos de hacerlo con el contenido digital.

Vivimos en un mundo virtual donde las pantallas se hacen presentes constantemente, cada vez hay mas niños conectados a algún aparato y menos jugando en los parques o con sus hermanos. La creatividad disminuye pues el mundo de fantasía del niño, del cual él es el creador y no tiene límites, se ve truncado por un mundo de fantasía creado por alguien más donde el niño ya no tiene la necesidad de imaginar ni crear una nave o un castillo con material reciclado que encuentre en casa.

La motricidad también comienza a limitarse pues dejan de correr y subir arboles para estar sentados frente a un televisor o tener la cabeza hacia abajo viendo un celular o una tableta, postura muy dañina para las cervicales y la columna la cual traerá consecuencias graves a largo plazo.

Es una realidad que no podemos privar a los niños y niñas del mundo digital por sus múltiples beneficios pero también es nuestra responsabilidad cuidar desde el contenido que se les muestra hasta el tiempo que pasan expuestos al mismo. A su vez apoyémoslos con material lúdico y didáctico que promueva la movilidad y la imaginación. Juguetes que cambien su forma, rompecabezas de madera, bloques que los ayuden a construir y reconstruir, rollos de papel gigantes, crayones de distintas formas que los inspiren a expresar su mundo interno de una manera creativa, así como ir a espacios abiertos donde puedan correr y moverse de manera natural.

 Ayudemos a nuestros chiquitos a desconectar del mundo digital para que puedan conectar con el mundo real y de esta manera exploten su gran capacidad. 

  

Por Andrea Anaya Alós Psicóloga