Envíos gratis en compras de $1,500 o más a todo México. Los tiempos de envío pueden variar debido al COVID. Envíos gratis en compras de $1,500 o más a todo México. Los tiempos de envío pueden variar debido al COVID.

Blog

La importancia de los cuentos infantiles

La importancia de los cuentos infantiles

Los cuentos son relatos cortos que les encantan a nuestros niños, pero ¿Sabes la importancia qué estos tienen y todo lo que podemos trabajar por medio de ellos?  

Son un medio que pueden apoyan en la  enseñanza  de  las diferentes  áreas, tales  como : el lenguaje, las  matemáticas ,las  ciencias  naturales y sociales, las  competencias  ciudadanas ,entre otras. Por medio de la lectura no solo se facilita   la adquisición de los  conocimientos  sino  la  asimilación, acomodación  e  interiorización  de los  mismos .

Desde tiempos atrás, los cuentos han sido utilizados como una herramienta didáctica la cual ha permitido desarrollar principalmente las competencias comunicativas, interpretativas y argumentativas. Las cuales en el futuro son pautas para desarrollar las habilidades fundamentales en la interacción con el mundo en el que es necesario tener la capacidad de leer, escribir, escuchar y hablar.

Por medio de los cuentos los niños comienzan a escuchar un amplio vocabulario, se introducen infinidad de significados, comienzan a interiorizar el concepto de acción reacción, protagonista y antagonista así como problema y solución. Estimulando no solo su lenguaje, también los conceptos básicos, situaciones de la vida cotidiana y aprenderán el valor de ser buenos y muchos otros valores y moralejas.

A su vez los cuentos son pioneros de la estimulación de la imaginación y la fantasía. Sabemos que un niño con un mundo interno rico tendrá muchas más herramientas para desarrollarse en distintos hábitos. La imaginación estimula la creatividad y esta a su vez la solución a distintos obstáculos que se les presenten.

Cuando les contamos cuentos a nuestros niños y niñas también estamos fortaleciendo un vínculo con ellos. La conexión que vincula a un padre con su hijo será mucho más fuerte gracias a estos cuentos infantiles, pues habrán pasado juntos el final del día, habrán reído con los mismos chistes y se habrán sorprendido con los mismos acontecimientos.

Los cuentos son también una herramienta terapéutica muy utilizada con los niños en consultorio. Nos ayudan a enseñar las emociones, nombrarlas y sobretodo aceptarlas. También les enseñamos a los niños distintos tipos de realidades en las cuales ellos se identifican. Podemos recurrir a cuentos ya utilizados como el patito feo para explicarle a un niño que él o ella no está mal si no que está en un entorno equivocado o también inventar nuestros propios cuentos para explicar distintas situaciones como relaciones monoparentales, un divorcio o la muerte de un ser querido.  Por medio de estos podemos ofrecer herramientas y preparar a los chiquitos para las dificultades de la vida. Los cuentos infantiles demuestran a pequeños y grandes que la vida no es tan sencilla como nos gustaría, y que siempre van a presentarse acontecimientos que no son de nuestro agrado. Estas breves historias llenas de animales y personajes ficticios nos demuestran que está en nuestras manos luchar contra estos sucesos.

Podría decirse que todos los seres humanos han tenido la oportunidad de interactuar con un mundo de cuentos, que de una forma han sido material indispensable en un ámbito tanto educativo como emocional teniendo sin fin de usos y de recompensas.

Es importante que tanto a nivel educativo como personal y/ o terapéutico introduzcamos la lectura en la vida de los niños, la fomentemos y se las presentemos mas nunca obligarlos. Es por parte de la motivación que llegaremos a despertar la curiosidad, pues de la otra manera imponiéndolo solo vamos a generar el efecto contrario.  Si el niño no está interesado en un cuento, es cuestión de ofrecer más opciones y la lectura es un universo.

Contemos tantos cuentos podamos a nuestros niños, con o sin propósito, sean conocido o inventados, cortos o largos, los cuentos harán su trabajo.

 

Por Andrea Anaya Alós Psicóloga